Hasta el mojito siempre: Viaje a la Cuba eterna en las ¿postrimerías? del castrismo